Director de voluntarios en segunda capacitación de coordinadores: “Tenemos que provocar una verdadera revolución”


Director de voluntarios en segunda capacitación de coordinadores: “Tenemos que provocar una verdadera revolución”
Con la participación inspiradora de la joven andinista Macarena Vial y del sacerdote Eugenio de La Fuente, coordinadores de voluntarios de más de 300 instituciones vivieron el segundo encuentro de capacitación para la visita de Papa Francisco, en enero próximo. 

“Ustedes son los verdaderos protagonistas de la visita del Papa Francisco. Dios nos ha creado para algo, por lo que todos los que están aquí tienen una vocación especial. Una vida sin misión no tiene sentido, por eso con esa vocación tenemos que provocar una verdadera revolución en la Iglesia”.

Con esas palabras Ronald Bown, director del Área de Voluntariado de la Comisión Nacional Visita Papa Francisco, dio el 'vamos' el martes pasado al segundo encuentro de capacitación de los coordinadores de voluntarios, donde llegaron representantes de más de 300 instituciones. 

En el proceso los coordinadores fueron informados sobre lo que será su labor en aspectos logísticos y espirituales durante los tres días que estará el Papa en Chile, y acerca de la manera en que deben transmitir el mensaje y sentido de la visita del Santo Padre a su equipo de voluntarios a cargo.  

Fue la ocasión para que Macarena Vial, una joven amante de la montaña y la naturaleza, inspirara a los presentes con su testimonio sobre la importancia del trabajo en equipo: “El desafío físico y mental que implica escalar una montaña no se puede llevar a cabo sin un guía que se preocupe del resto de sus compañeros. Allí la confianza es fundamental. Recae mucho sobre el primero que dirige al grupo, pero el último es también fundamental”. 

Macarena con ello hacía referencia a las palabras del sacerdote alpinista Pablo Domínguez, quien en su texto "Encordados" explicaba por qué es crucial la labor del último integrante en una cordada: “Habitualmente, en los pasos más difíciles, el primero es el más débil. El último es el que va vigilando a todos; porque si uno se tropieza, inmediatamente tiene que asegurarse al suelo y es el que salva. Por eso, en los pasos difíciles, se cambia de dirección la cordada, y se pone el más fuerte al último”.

“Así estamos en la Iglesia -señalaba Domínguez- porque nosotros, habitualmente, somos débiles y pensamos que vamos solos. ¡Qué va! Va detrás Alguien asegurándonos. En la vida, como en la cordada, los últimos puestos son los más importantes. Efectivamente es nuestro Señor Jesucristo quien nos asegura: por eso vamos muy tranquilos”.

Las palabras de Macarena Vial dieron paso a una conversación acerca de lo que es y significa la Iglesia en las vidas de los coordinadores, y sobre su misión personal relacionada al voluntariado cristiano. Esta charla concluyó con una dinámica basada en “tejer redes”: con madejas de lana de los colores del Vaticano (amarillo y blanco), los coordinadores vivenciaron el valor de estar conectados entre sí y con otros grupos distintos. 

"Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros que constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo; y así todos los coordinadores y sus voluntarios son parte del gran tejido de la Iglesia”, fue el mensaje para los asistentes. 

Comunidad, Misión y Servicio 

El sacerdote Eugenio de la Fuente estuvo a cargo de la catequesis, centrada en la comunidad, la misión y el servicio: “La Iglesia nos invita a subir a la cumbre de la felicidad en comunidad, con un guía fundamental, que es Cristo”. 

Con ello recordó que la comunidad de los doce apóstoles se dispersó tras la muerte de Jesús, pero que volvió a reunirse en torno a la Virgen María con la resurrección de Cristo, para resaltar así que Él es el centro de la Iglesia y no una gran idea o una gran doctrina. 

Hizo alusión también al ejemplo de servicio a los hombres que dio Cristo, al lavar los pies de los apóstoles, emplazando a los coordinadores: “Ustedes están ofreciendo un servicio que ayuda a que más personas se acerquen a Jesucristo. Su actitud le puede cambiar la vida a alguien y estoy seguro que será para bien”. 

Prevención: Cuidado y autocuidado

El último bloque del encuentro estuvo a cargo de integrantes del equipo de gestión de actividades y logística, quienes informaron sobre herramientas de prevención y detallaron tips de cuidado y autocuidado a tener en cuenta durante la visita del Papa Francisco, considerando que se realizará en pleno verano.  

Agua o jugo, alimentos, protección solar, sombrero, anteojos, documentos, ropa cómoda y alcohol en gel serán fundamentales para estar bien preparados físicamente y aprovechar la visita del Santo Padre al máximo. Recomendaron además descargar la aplicación de la Cruz Roja para ser activos agentes de promoción de la salud.  

Pasadas las 21.30 hs los coordinadores se retiraron con la misión de seguir trabajando con sus equipos en cada una de las instituciones a las que pertenecen (colegio, universidad, parroquia o movimiento) y a seguir sumando voluntarios entre todos, dado que las inscripciones para el voluntariado papal cierran el 17 de noviembre en www.franciscoenchile.cl/voluntarios.

El área invita a los voluntarios a estar atentos al contacto del coordinador correspondiente, a acercarse a su institución si aún no han sido contactados, y a seguir las novedades del voluntariado en el grupo creado en Facebook para este efecto: http://tinyurl.com/GrupoVoluntariosPapales

Y estoy aquí no tanto para hablar yo sino para estar cerca de ustedes, mirarlos a los ojos, para escucharlos, abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe.

Papa Francisco, Villavicencio, Colombia septiembre 2017

#HAGAMOSLÍO

INSTAGRAM