El Buen Pastor: aportar desde lo que uno es y hace


El Buen Pastor: aportar desde lo que uno es y hace
Pintar un cuadro para el Papa Francisco puso la creatividad de Rosario Rodríguez Ibáñez en movimiento.

Por María Elena Fernández

Rosario recibió el llamado de una voluntaria de la Comisión Papal que -habiendo visto un cuadro de ella-  pensó que era el estilo apropiado para tan importante visita. 
 
"El Buen Pastor me inspiró y el cuadro surgió rapidísimo -recuerda la artista. Los deseos de participar de la visita del Santo Padre a Chile, desde lo que uno es y hace me motivaron. Además la cercanía a la Iglesia y el amor por el  Papa Francisco hicieron que este encargo fuese muy especial”. 
 
Hace 30 años, cuando San Juan Pablo II visitó Chile, ella y su marido, participaron activamente como guardias papales. Este año cumplen 30 años de matrimonio, por lo que la fecha es muy importante y está ligada a la figura del Santo Padre, hoy Francisco.
 
El Buen Pastor que cuida a las ovejas y no deja que ninguna se pierda representa muy bien lo que siento por él, dice Rosario. “Tengo mucha afinidad con la juventud y me da mucha pena escuchar testimonio de muchachos que se han alejado de la Iglesia por temas que ni siquiera son importantes. Veo ahí mucha necesidad de orientación. Y me llena de contento el que el Papa Francisco venga a Chile, siento que con su modo de ser, sin grandes discursos,  escucha e interpreta a los jóvenes. Siento que su presencia en el país en enero será un bálsamo que nos llenará de esperanza y de amor”.  

Concreta y abstracta

Para pintar el cuadro usó una técnica mixta: acrílico y carboncillo, un estilo en el que lleva un tiempo y que le ha gustado porque le permite conjugar su pasión por el dibujo con el color. “Me gusta mucho dibujar, expresarme a través de las imágenes, pero sobretodo con la figura humana. Y si bien soy concreta al dibujar, también disfruto de trabajar con lo abstracto, dejar líneas abiertas para que las termine el espectador”. 
 
El Buen Pastor mide 120 cms por 80 cms y luce colores cálidos, sin duda sus preferidos.  En principio el cuadro estaba pensado para la Nunciatura donde alojará el Papa por lo que se buscaba algo tranquilo que invitase a la reflexión y descanso y que, por sobre todo, expresase paz, un sentimiento que Rosario siempre trata de plasmar en sus obras.
 
Hoy la imagen está en la portada de "Encuéntrate con Cristo en la persona del Papa Francisco”, una serie de ocho fichas que buscan darnos a conocer la persona y el pensamiento del Papa Francisco para prepararnos interiormente para encontrarnos con él en enero del 2018. Una divulgación inesperada y que agradece con humildad.
 
“El Buen Pastor está en la línea de otros trabajos de inspiración religiosa que he hecho. Sobre todo imágenes de la Virgen María y el Niño Jesús en las que reflejo otra de mis pasiones: la maternidad”. 

Con 30 años de matrimonio, tiene una linda familia de cinco hijos que ahora se está agrandando con la llegada de dos nietos. Mucho para agradecer y para compartir. 
 
Rosario trabaja con el colectivo Macavi, un taller con varias amigas artistas muy cerca del monasterio de los benedictinos. Para ella el arte viene en la sangre. Es un asunto genético del que nadie escapa. La suya es una familia de artistas, pintores, profesores de arte, arquitectos, … Desde muy antigua nuestra rama familiar tiene una fuerte vinculación con lo estético. Recuerda a sus abuelas a las que admiraba por sus habilidades manuales, mismo arte que heredó su madre y que ella traspasó a sus hijos. “Lo de ella era una pasión por lo estético”, enfatiza.
 
Sin embargo, antes de dedicarse a la pintura, estudió pedagogía básica, hizo clases a escolares y aún colabora haciendo clases en un colegio vespertino para mujeres adultas que no terminaron su etapa escolar.
 
Eso también los ha impulsado a dar charlas de preparación para matrimonio donde puede vincularse con los jóvenes y sus motivaciones. Ve a la juventud más alejada de la Iglesia, por eso siente que nos hará mucho bien la visita del Papa. “Estoy convencida que va a ayudar muchísimo”.

Fotografía: Novum/ L. Zurita

Y estoy aquí no tanto para hablar yo sino para estar cerca de ustedes, mirarlos a los ojos, para escucharlos, abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe.

Papa Francisco, Villavicencio, Colombia septiembre 2017

#HAGAMOSLÍO

INSTAGRAM