“Esta experiencia de voluntariado nos hará estar más unidos en la fe y como familia”


“Esta experiencia de voluntariado nos hará estar más unidos en la fe y como familia”
A 30 años de la venida del Papa Juan Pablo II a nuestro país, el llamado a servir en la visita de un Papa vuelve a tocar la puerta de Marcela Burgos. Hoy, con dos hijos, esta experiencia se vuelve distinta al vivirla junto a uno de ellos, José Tomás, como su coordinador.

Por Francisca Miranda Casanova

En octubre comenzó a funcionar el Grupo de Voluntarios Papales en Facebook, el que ya cuenta con casi tres mil usuarios activos. A través de él, se ha ido conociendo interesantes historias y testimonios de voluntarios de hoy que fueron guardias papales en 1987. La de Marcela Burgos, a quien tuvimos la oportunidad de entrevistar, es una de ellas.

- ¿Cómo vivió la visita de Juan Pablo II en Chile?
- En ese tiempo no fui directamente guardia papal, pero como pertenecía a la Juventud Femenina de Schoenstatt, me hice cargo de un grupo de 25 niñas que venían desde Temuco para participar en el Encuentro con la Juventud. Fue muy bonito; recuerdo que nos fuimos a pie y cantando todo el camino hasta el Estadio, y cuando el Papa Juan Pablo II ingresó fue una explosión de emociones: algunos lloraban, otros gritaban... yo tiritaba. Lo que provocó su sola presencia fue algo indescriptible.

- ¿Cómo influyó la visita del Santo Padre en usted y en su familia?
-Sin duda, el poder estar ante un líder como él, afianza más la fe y el compromiso con el camino que se quiere recorrer. Además en esa ocasión, el Papa nos dejó una clara instrucción y a la vez un regalo para la vida: “No tengáis miedo de mirarlo a Él”, un potente llamado a actuar en nuestras vidas de manera que nos permita mirar a los ojos de Dios. Buscar a Cristo, llegar a Cristo, vivir en Cristo.

-¿Qué espera de esta nueva experiencia junto a su hijo?
- José Tomás es un chico profundamente creyente y admiramos al Papa Francisco. Sin duda esta experiencia nos hará estar más unidos en la fe y como familia. Lo que vivamos nos hará mejores cristianos y mejores personas. Deseo que él y las generaciones actuales puedan vivir la maravillosa e histórica experiencia de sentir la riqueza espiritual de estar ante el máximo representante de Dios en la Tierra.

 Una herencia de fe

Así lo vio su hijo José Tomás Pino, quien no lo pensó dos veces al presentarse la oportunidad de ser coordinador de su grupo pastoral del Colegio Teresiano Enrique De Ossó, su casa de estudios. Con 17 años, este alumno de III medio está a cargo de un grupo de 40 voluntarios.

- ¿Qué te motivó a inscribirte como voluntario papal?
- Participo activamente de otras actividades que involucran a la Pastoral, como acciones de voluntariado y misiones, por lo que cuando me pidieron ser coordinador accedí inmediatamente.

 - ¿Qué es lo que te llama más la atención del discurso del Papa Francisco?
- Lo que más me llama es que tiene un mensaje para nosotros los jóvenes, pero no para cualquier joven, sino para que los de hoy en día. Siento que es realmente importante que como tales lo escuchemos, interpretemos, y sobre todo pongamos en práctica sus palabras. Eso es algo que trato de dejar muy en claro entre mis voluntarios.

- ¿Cómo piensas transmitir la motivación a tu grupo de voluntarios?
- La gran ventaja que tengo en mi rol de coordinador de voluntarios es que yo tengo la misma edad de la mayoría de mis voluntarios. Creo que mi mayor herramienta para motivarlos y entregarles el mensaje es demostrarles, a través de mí, un par suyo, que esto no es algo alejado de nosotros sino que, por el contrario, es algo a lo cual como jóvenes estamos invitados a vivir y ser parte.

- ¿Cómo vives la experiencia de ser coordinador de tu mamá?
- Compartir como voluntario activamente es algo único, poder hacerlo como coordinador es más único aún y, sumado a esto, hacerlo junto con mi madre es un regalo del Señor. Los dos compartimos el amor por el servicio al prójimo. Hacer este tipo de actividades juntos es algo que nos gusta mucho y nos engrandece el alma y, por supuesto, mejora nuestra relación madre-hijo.

Y estoy aquí no tanto para hablar yo sino para estar cerca de ustedes, mirarlos a los ojos, para escucharlos, abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe.

Papa Francisco, Villavicencio, Colombia septiembre 2017

#HAGAMOSLÍO

INSTAGRAM