El Papa tras su visita a Myanmar y Bangladesh: “El mensaje ha llegado”


El Papa tras su visita a Myanmar y Bangladesh: “El mensaje ha llegado”
Su Santidad terminó su viaje por el Sudeste Asiático, el que estuvo marcado por la crisis de los rohinyás. El Santo Padre dijo que “no he tenido el placer de tirar la puerta en la nariz”, pero agregó que muchas veces denunciar con agresividad hace que se cierren esas puertas.

Francisco regresó a Roma tras una semana en Asia. El Sumo Pontífice visitó Myanmar y Bangladesh, dos naciones que han estado en el ojo de la comunidad internacional por la represión que ha sufrido el grupo musulmán de los rohinyás.

Esta minoría ha sido víctima de una “limpieza étnica” –según la ONU– por parte del gobierno birmano y ha debido escapar al vecino Bangladesh, donde miles de familias viven en precarias condiciones como refugiados.

El Papa no pronunció la palabra “rohinyá” en su estadía en Myanmar y se reunió con autoridades de gobierno, provocando críticas desde la gente que esperaba una actitud más frontal de Su Santidad. “Es verdad (que) no he tenido el placer de tirar la puerta en la nariz, públicamente una denuncia, pero he tenido la satisfacción de dialogar y hacer hablar al otro, y decir lo mío; y así el mensaje ha llegado”, dijo ya de vuelta al Vaticano a los periodistas.

“Tantas veces denuncias, también en los medios, –no quiero ofender–, pero con cualquier agresividad cierran la puerta y el mensaje no llega, y ustedes que son especialistas en hacer llegar el mensaje, para mí comprenden bien esto”, agregó.

Además, el Sumo Pontífice pidió, como condición, reunirse con los rohinyás, acto que se pudo concretar en su visita a Bangladesh. “Sabía que encontraría a los rohinyá, no sabía dónde y cómo, pero esta era la condición del viaje para mí, y se preparaban los modos”, expresó. De hecho, Francisco reconoció su emoción en ese encuentro: “En aquel momento lloraba, buscaba que no se viese. Ellos lloraban”.

El Papa también aprovechó la instancia para llamar a que no se estigmaticen a grupos minoritarios, pues en cada religión existen personas que quieren hacer daño. “Hubo grupos terroristas allí que intentaban aprovecharse de la situación rohinyá, que son personas de paz”, expresó.

“Son como todas las etnias, todas las religiones. Siempre hay un grupo fundamentalista, también nosotros los católicos los tenemos. Los militares justifican su intervención para estos grupos. Yo no busco hablar con estas personas, busco hablar con las víctimas”, sentenció el Santo Padre.

Foto: L'Osservatore Romano

Y estoy aquí no tanto para hablar yo sino para estar cerca de ustedes, mirarlos a los ojos, para escucharlos, abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe.

Papa Francisco, Villavicencio, Colombia septiembre 2017


#HAGAMOSLÍO

INSTAGRAM