La música como idioma del alma


La música como idioma del alma

Elande Pierrecín, haitiana que llegó a nuestro país hace un año y medio, vivió la emoción de ver a su hijo cantar en el coro que recibió al Papa Francisco en su visita al Santuario del Padre Hurtado.

Por Teresa Moreno

Se ponía de puntillas. Estiraba su cuello para ver sobre la multitud. Saludaba con sus brazos arriba y llamaba por celular como buscando a alguien. Se notaba emocionada. Elande Pierrecín tiene 50 años y, sin hablar casi nada de español, cuenta con una sonrisa que fue a ver cantar a Mike, su hijo quinceañero.

Cada vez más gente se reunía en las puertas del Santuario del Padre Hurtado, en Estación Central, para ver pasar al Papa Francisco. Con música, cantos y bailes –incluido el himno "Mi paz les doy" interpretado por Américo en vivo– la avenida General Velásquez era una fiesta.

En un costado del escenario estaba Mike listo para subir con un coro de jóvenes haitianos que, más tarde, se lucieron con sus voces. Las mismas que, en creole, parecían unir a todos los presentes.

Elande, que hace un año y medio vive en Chile, aplaudió fuerte después de que su hijo cantara, y cuando ya llegaba el papamóvil comenzó a unirse a los vítores a todo pulmón: ¡Papa Francisco! ¡Papa Francisco! 

Y estoy aquí no tanto para hablar yo sino para estar cerca de ustedes, mirarlos a los ojos, para escucharlos, abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe.

Papa Francisco, Villavicencio, Colombia septiembre 2017



#HAGAMOSLÍO

INSTAGRAM